Ciclo de colores con Angelina. Metodología para la Danza Oriental.

Entender lo que significa un movimiento energéticamente al aprenderlo y saber lo que estas trabajando tanto externa como internamente al ejecutarlo con una intención personal que va mas allá de repetirlo y repetirlo sin más, es un trabajo muy bonito, pues a parte de hacerlo cuidando una técnica y una postura, lo estas haciendo con un propósito. La metodología de mis clases regulares de Danza Oriental que imparto en Coruña desde siempre se basan en estos dos aspectos: Energético y Técnico.

La parte energética y espiritual de mis clases están inspiradas en la filosofía Samkia, una de las primeras teorías del movimiento consciente con las que tuve contacto en mi inicios, esta filosofía es en su esencia muy cercana al yoga y gracias a esta entendí que nuestro cuerpo habla y que tenemos que aprender a escucharlo, nuestro cuerpo somatiza todas nuestras emociones y muchos de los bloqueos que tenemos o que llegamos a evidenciar por nosotras mismas frente al espejo al no poder hacer fluidamente cierto movimiento o incluso en algunos casos enfermedades que podamos sufrir significan ciertamente algo puntual en nuestras vida y en nuestra manera de ser. Con esto no quiero decir que una bailarina que baile espectacular este realizada como persona o este iluminada espiritualmente al manejar a la perfección sus músculos o dominar a la perfección todos los movimientos de la danza pues somos humanos de carne y hueso y todo con disciplina en el lugar correcto y con esfuerzo se logra, pero si es cierto que aplicando esta información a nuestra danza sumaremos un carácter consciente y orgánico a la misma, rindiendo tributo casi que sagrado a nuestro cuerpo mental y espiritual principalmente a partir del movimiento de una manera muy personal y verdaderamente especial; nuestro cuerpo físico ya ira notando los innumerables beneficios de esta milenaria disciplina con la practica prolongada de la misma.

Clase a clase nos enfocamos en un moviendo en particular, vemos su información energética siguiendo la teórica del color correspondiente a este movimiento y aplicada a una parte de nuestro cuerpo, explicamos lo que significa internamente cuando se logra o cuando se nos dificulta un poco ejecutarlo y sobre todo su correspondiente técnica, la cual desgloso siempre al detalle con todas las herramientas, correcciones y recomendaciones que he recibido, he venido recopilado e implementado en mi danza y en mi enseñanza a lo largo de los años gracias a mis maestros mas todos aquellos tips personales que me fueron útiles para perfeccionarlos como estudiante en mis horas de auto-entrenamiento.

La parte técnica como ya mencioné anteriormente es muy importante para mi, y explicaré el porque de este punto con una anécdota. Cuando quise llevar mi danza a un nivel más alto hace ya casi 11 años y decidí tomarme el tema un poco mas en serio al haber obtenido mi primer reconocimiento por una de mis coreografías en Egipto (Ahlan Wa Sahlan 2008 Categoría Grupo) pues para ser honesta la pasé realmente mal, pensé que en las clases avanzadas iba a destacar... pasó todo lo contrario y me sentí fatal cuando Zaza Hassan maestro egipcio y eminencia internacional en el medio, profesor al cual admiro infinitamente y tengo especial afecto me terminó mandando al fondo de la sala porque no daba pie con bola jajajaja, allí me di cuenta que carecía de muchos elementos técnicos propiamente de la danza oriental e indispensables para poder llegar a atribuirme el título de bailarina profesional; desde ese momento entendí que era una responsabilidad grandísima y un camino duro y largo, fué como una bofetada energética darme cuenta que estaba crudísima en muchos aspectos y que ni el talento, ni el sentido del ritmo, ni los chakras alineados o el carisma que siempre me ayudó en el escenario en este punto ya no eran suficientes, así que me dedique a perfeccionarme con maestros egipcios y bailarines profesionales únicamente, poco a poco y por mas duras, caras o lejos que fueran las clases empecé a notar como mi cuerpo y mis movimientos se pulían, mis articulaciones, especialmente mi rodillas y mi espalda estaban mas sanas y fuertes al respetar ciertos parámetros postulares y después de un par de años más y de un par de premios más ya cuando vivía en París, acudí de nuevo a una clase con Zaza Hassan, y el mismo profesor que me envió al fondo un día ahora me quería de primera en la linea no solo en una, si no en todas sus clases. 

Cerrando este paréntesis y volviendo al tema principal de este post, solo quiero concluir con que la danza deja de ser danza cuando carece de técnica pero también deja de serlo cuando no hay amor, pasión y una energía especial dentro de nosotras, las dos cosas tienen que ir de la mano siempre. Los procesos de la mente, el cuerpo y el espíritu combinados con el moviendo son realmente apasionantes para mi y por eso enseño de esta manera, aprender a conocer tu cuerpo, tu ego, tus rincones mas olvidados, enfrentar emociones que quizás estaban guardadas y al final de clase en una meditación salen porque había que digerirlas, saber tus fuertes, tus debilidades, avanzar y superarte clase a clase es sublime y ver como muchas de mis alumnas en Coruña lo logran ya es que es algo casi que inexplicable. Como profesora reconozco que es una responsabilidad enorme, pues tus alumnas aparte de confiar su cuerpo, su dinero y su tiempo están confiando en ti; por esto mismo sé que si dejo de aprender y reciclarme algún día ese mismo día dejo de enseñar.

La danza oriental nos hace felices, la danza nos sana, nos ayuda a re-encontrarnos a desconectar lo necesites o no porque después de una clase todo es mas fácil, yo a parte de la faceta como bailarina, alumna y profesora he crecido y madurado también y junto a mis alumnas como persona experimentando el ensayo y error mucha veces, pero de no ser por la danza confieso, no sabría que seria de mi ahora después de tantas bajadas y subidas que la vida tiene y muchas veces las que este mismo camino tiene. La danza oriental es salud, es regocijo, es celebración femenina elevada a la máxima expresión, es hermandad con tu tribu de bailarinas, es amistad, es avanzar individualmente y en equipo y es para mi el mejor ejercicio y diciplina del mundo para la mujer. Asi que si deseas llevar tu danza un paso más adelante, iniciarte, pulir tu técnica o profundizar en esta hermosa danza no dudes en venir a probar con nosotras sin compromiso nuestras clases regulares en los siguientes horarios: https://www.angelinamasud.com/horarios-clases

Angelina Masud.

Bailarina profesional, solista multi-campeona internacional, coreógrafa y maestra diplomada de Danza Oriental y Folklore Egipcio.




Entradas populares